Termotanques solares

En un país tan vasto y diverso… ¿Cómo elegir el sistema solar térmico ideal?

Argentina es un país muy rico, con un gran recurso solar sin embargo la climatografía es muy variable en cada punto del país. Sumado a eso, la calidad del agua, la arquitectura predominante, los usos y costumbres también varían de región en región.

 

Por lo que es fundamental estar atentos a las necesidades de nuestro lugar para colocar un sistema solar térmico que nos funcione
Un breve repaso de las principales tecnologías disponibles en el mercado
Tipos de captadores.

  • Sistemas de tubos de vacío all glass
  • Sistemas de tubos de vacío Heat Pipe
  • Sistemas de placa plana
  • Sistemas planos sin cubierta

Tipos de sistemas:

  • Compactos Vs. Sistemas Split
  • Sistemas directos Vs. Sistemas indirectos

Entre tantas opciones ¿Cómo elegir?

Factores a tener en cuenta:

El clima y la radiación del lugar: Un equipo incorrecto puede llegar a congelar y romper el sistema o sobrecalentar y disminuir notablemente la vida útil del mismo.
Posibilidad de congelamiento (temperaturas que desciendan de 0 °C)
No se pueden utilizar sistemas directos, ya que se correría el riesgo de rotura por expansión si el agua se congelara. Es por ello que se usan los sistemas indirectos, adhiriéndole al agua destilada del circuito primario un anticongelante o bien sistemas Heat Pipe. Si las temperaturas bajas se prolongan durante gran parte del año se debe utilizar los sistemas Split, ya que resultan más eficientes.
Altos índices de radiación: En este caso el “problema” es la alta eficiencia de ciertos sistemas captadores. Por eso muchos técnicos del sector recomiendan el uso del colector plano que controla mejor el exceso de temperatura. Sin embargo se puede optar por un sistema de tubos de vacío teniendo en cuenta dimensionarlo en función del máximo de radiación del verano o la aplicación de algún tipo de sombra deseada sobre las placas colectoras en el verano para evitar una sobreexigencia del sistema.

Aplicación que se le vaya a dar: El agua caliente sirve para diversos usos (agua caliente sanitaria, calefacción, climatización de piscinas, procesos industriales, etc.), y dependiendo el que se necesite, son los sistemas que se podrán elegir.

Composición del agua a calentar: Es importante tener en cuenta la calidad del agua dado que va a afectar de diferentes formas los distintos sistemas que instalemos. Si el agua contiene mucho sarro recomendamos agregar un filtro a la entrada de agua del sistema solar, para poder usarlo en forma directa. En caso que no se desee realizar este agregado se debe tener en cuenta un frecuente mantenimiento del sistema para evitar que las incrustaciones afecten la captación de la energía solar o bien que achiquen el diámetro de las cañerías

Aparte del uso que se le va a dar al sistema hay que tener en cuenta otros aspectos:
Resistencia al peso del techo en donde se va a emplazar el equipo: Los equipos compactos (con tanque acumulador) son más pesados que aquellos donde se coloca el tanque acumulador dentro de la vivienda, por lo que antes de colocar un sistema compacto se debe saber si la estructura resiste el peso total del sistema.
Presión del agua del sistema: Los sistemas compactos de tubos de vacío directos soportan hasta presiones de 0,3 kgf/cm2, equivalente a 3 mts. de altura del tanque de agua al equipo. Para presiones mayores, se deben utilizar equipos con serpentina, sistemas heat pipe o sistemas Split, con tanques acumuladores – intercambiadores externos. De lo contrario corre riesgo de rotura el tanque.
Volumen de agua a utilizar por día (hábitos de consumo del usuario): Es uno de los datos más importantes a tener en cuenta para dimensionar la instalación. Un subdimensionamiento en el sistema solar hará que no rinda lo esperado, y un sobre dimensionamiento, podría poner en riesgo los equipos y la instalación en general, en la época del año de mayor radiación, que es justamente cuando se utiliza menos cantidad de energía térmica.
Frecuencia de uso de la energía y temporada del año que se utiliza: Se debe tener en cuenta si el sistema se va a utilizar durante todo el año, o solo algunos días de la semana, o durante una temporada determinada. Hay equipos y sistemas que van a presentar menos problemas si se usan menos que otros. Así como hay sistemas y equipos que trabajan mejor, cuanto mas uso tengan. Además la elección de la capacidad de acumulación será diferente en un caso que en el otro. Sobre este punto es necesario analizar en detalle los hábitos de consumo y uso que se van a tener del equipo térmico.

En todos los casos recomendamos consultar a profesionales del sector que van a poder proponer diversas soluciones a las necesidades particulares.
La energía solar térmica es una gran solución que permite un ahorro significativo del consumo de energía tradicional, a la vez que nos brinda seguridad de suministro y beneficios medioambientales gracias a la sustitución de energías fósiles.
Y para que estas ventajas sean reales y sostenibles en el tiempo es fundamental pensar en la durabilidad de la tecnología a instalar, eligiéndola por su funcionalidad a nuestra necesidad y los requerimientos que la instalación puntual precisa.